¿Cómo ordenar y guardar tus botellas de vino?

Siempre hemos escuchado diversas teorías de cómo se debe conservar el vino, desde la temperatura, posición, etc.; si eres uno de los millones de personas que aman el vino y cuentas con una pequeña reserva en casa para compartir momentos especiales, te diremos cómo ordenar y guardar tus botellas de vino de forma fácil y utilizando muy bien los espacios.

Aprende a ordenar y guardar tus botellas de vino

Si te preocupa el espacio del que dispones en tu hogar te contaremos sobre algunas medias prácticas que te permitirán mantener el orden; y conservar el vino de la forma correcta. Toma nota de los siguientes tips:

En el hogar

Tener esa botella para un aniversario, una noche de pasión, para celebrar el ascenso o por la razón que quieras; es importante que puedas mantener y conservar el vino correctamente a fin de no estropearlo. Por ejemplo, la cocina es el peor lugar para guardar el vino, aunque se crea lo contrario; los cambios de temperatura, las vibraciones, los sonidos fuertes y otros factores, pueden afectar la calidad del vino; lo ideal es un armario sin calefacción u otro espacio parecido.

Mientras no están abiertas las botellas debes cuidar la temperatura, que no estén expuestas al calor ni el sol; así como la luz. Debes preferir un lugar tranquilo con humedad de entre 60 y 80% y temperatura de entre 6 y 18ºC controlada, sin ruidos ni vibraciones ni luz; una buena opción es un armario o un sótano que no tenga calefacción.

Una vez abierta la botella de vino, es importante asegurarse de sacar el oxígeno de la botella, ya que este es su principal enemigo; por ejemplo, puedes utilizar una bomba de vacío, que son diseñadas específicamente para este fin. El frigorífico es el sitio ideal para conservarlas luego de abiertas; para no preocuparse por el espacio y el orden, puedes hacer uso de un botellero nevera; en el que podrás organizar las botellas.

Además de permitir que las botellas permanezcan en la posición correcta, sin lugar a dudas aporta un estilo muy chic a tu refrigerador. También te permitirá el fácil acceso a las botellas para cualquier ocasión en la que necesites abrir una.

En el trabajo

Si eres de los que les gusta tener su pequeña colección en el trabajo, también puede hacer uso del un botellero para el frigorífico de oficina para mantenerlos allí; esto aplica en el caso de haber descorchado el vino. Si por el contrario no está abierta la botella, lo ideal es cumplir con las mismas normas indicadas arriba respecto a la temperatura, humedad, ruido y luz.

Cómo mantener limpia tu colección de sellos de goma

El coleccionismo es un pasatiempo para muchas personas, que pasan horas en mercados de segunda mano en busca de objetos muy concretos para su colección. Uno de los artículos que están entre los favoritos para los coleccionistas son los sellos de goma. Cualquier persona que haya coleccionado algo en algún momento de su vida sabrá que el coleccionismo no se limita a ir recogiendo artículos; también es importante el cuidado que se le da a los artículos. Los sellos de goma pueden parecer objetos que no necesitan ningún cuidado especial, pero no es así: como todo objeto coleccionable, es necesario cuidarlo para que se mantenga en buenas condiciones y no pierdan valor.

¿Cómo limpiar sellos de goma?

Para limpiar sellos de goma necesitas poca cosa: una esponja, jabón especial para vajillas, agua y un trapo suave e microfibra o un trozo de papel de cocina. El proceso de limpieza de los sellos de goma es muy sencillo; sólo se tiene que ir con cuidado para no dañar la goma.

El primer paso para limpiar sellos de goma es humedecer la esponja. No debe estar excesivamente mojada, ya que un exceso de agua podría dañar la goma. Coloca la esponja sobre una mesa, deja caer sobre ella una gota de jabón y expándela por su superficie con el dedo.

Lo más habitual para limpiar objetos es presionar la esponja contra el objeto que se desea limpiar; en el caso de los sellos de goma es al revés. Coloca el sello sobre la esponja y ve presionando y frotando suavemente para retirar los restos de tinta. Sécalo con un trapo y habrás terminado. Ya tienes tus sellos de goma limpios.

Si te estás enfrentando a una mancha de pegamento, después de retirar la tinta, moja una punta del trapo y frota la zona con pegamento hasta que este se despegue o se disuelva. Si el pegamento es SuperGlue o similares, utiliza una gota de acetona. Abstente de utilizar este producto en otros casos, ya que puede dañar los sellos de goma. Si quieres saber más sobre los sellos de goma, haz clic aquí.